3/06/2009

La pesadilla islámica

No es que sea un fan de los sueños, mucho menos soy de los que trata de darles un significado (a no ser que de plano sean producto de alguna preocupación presente e implícita) pero lo que soñé bien merece una breve mención.

Realmente no recuerdo donde, ni a que hora ni en que lugar, pero estaba soñando que la ley del sharia era ya una realidad, de ahí que no recuerdo si me encontraba en algún país integrista musúlman o de plano donde resido; hombres de aspecto arábe lanzaban gritos fuertes y roncos, era aterrador escucharlos, eran gritos de guerra y persecusión, yo corría mientras veía por todos lados como aquellos hombres perseguían a diestra y siniestra a varias personas: varones, mujeres, niños, ancianos, todos por igual. El objetivo de aquella persecusión era atraparnos para ser enjuiciados y ejecutados según la sharia, sobra decir que yo corría porque me estaban persiguiendo.

En ese instante me levanté casi sudando de la cama, realmente había tenido una pesadilla. Al día siguiente pensé en todas aquellas víctimas de la ley del sharia, la "ley vampira" (por sedienta de sangre): mujeres, judíos, ateos, gays, progresistas... por primera vez me detuve a reflexionar muy detenidamente no solo sobre lo que sentían (y sienten) las pobres gentes que están en tal situación persecutoria, sino en algo todavía más perturbador: los insanos alcances que ha logrado el dogma musulmán en el mundo contemporáneo. Si el catolicismo puede llegar a ser estremecedor y diez veces condenable, el islamismo es aterrador y cien veces condenable, ellos explicitan toda la maldad "a flor de piel".

Generalmente descalifico la ideología de derecha por su acercamiento poco sano con la religión y porque es una gran generadora de pobreza al por mayor, pero también he reconocido que existen algunas que otras derechas muy honorables, realmente pocas, pero las hay. Sin embargo por primera vez (y quién sabe si la última) puedo afirmar que estoy envidiando algo de una derecha (pero de las que son honorables, no de las católicas), y es que el eurodiputado conservador holandés Geert Wilders con su famoso documental "Fitna" ha tenido algo que le ha faltado a muchas de las izquierdas: el arte de saber poner límites cuando es necesario. La mayoría de las izquierdas, por desgracia, tienen un defecto que a mí gusto puede llegar a ser muy peligroso en ciertas ocasiones: la tendencia de otorgar un respeto exagerado a quién no se lo merece; corrientes como las catolicistas integrales han aprovechado tal defecto para colarse y volver a retomar el control sobre lo que perdió, pero es toda una tragedia cuando corrientes como el islamismo (¿existe el islam no radical?) se llegan a colar a instituciones como la ONU e imponer un "respeto y no difamación" hacia sus dogmas nada respetuosos y potencialmente malignos para el ser humano. Y peor aún, que la santa cruzada islamista comience en países considerados liberales por excelencia, como Holanda. Sería un desastre, realmente un completo desastre que Holanda, país que quizá es el más libertario de toda Europa (al que solo le rozan entidades como Noruega, Suecia y Bélgica, entre otros, por ejemplo) se convierta en el primer país europeo que degradó su status gracias al islam.

Wilders esta muy consciente de que el corán es todo un compendio de asesinato, que de paz y amor no tiene nada. Esta muy consciente de que una escuela islámica es el equivalente a una escuela de odio y de terrorismo. Esta muy consciente de que el islam es degradante por sí solo para grupos como las mujeres y sobre todo, esta muy consciente de que abrirle totalmente la puerta a las doctrinas islámicas integristas equivale abrirle la puerta a terroristas. Y aún con todos esos riesgos latentes los islamistas sinvergüenzas, en contubernio con izquierdistas ingenuos y ONG´S pro derechos humanos ingenuas (ingenuidad que va a costarles muy caro, y quién sabe si a nosotros con esa declaración pro islamista aprobada en la ONU) se rasgan las vestiduras y le acusan de "racista e islamofóbico" ¿racismo? ¿islamofobia? Por favor!

Para terminar les dejo un vídeo de Pat Condell al respecto, títulado "Que vergüenza por los Países Bajos"; al catolicismo solemos tenerlo en la mira casi todo el tiempo, pero también hay que tener muy en cuenta que existen amenazas igual o peores para el ser humano a las que también hay que tener en la mira, como el islam. Cuidado y alerta...


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios tipo "Troll de internet" serán eliminados.